Dr. Mark Trozzi

Honesto | Ético | Médico

¿Existe el virus? Una necesidad crítica de resolución

Cómo la polarización de opiniones sobre el SARS-CoV-2 y los "virus patógenos" dividirá y conquistará el movimiento por la libertad sanitaria

By Rob Verkerk PhD

Por Rob Verkerk PhD

Fundador, director ejecutivo y científico de la Alianza para la Salud Natural Internacional
Copresidente del Comité de Salud y Humanidades del Consejo Mundial de la Salud

"La ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia".
- Drs. Doug Altman y Martin Bland
(Universidad de York, Reino Unido), BMJ 1995; 311(7003): 485.

Las ondas de los medios de comunicación alternativos vuelven a erizarse con hilos de actividad sobre si COVID-19 es o no un bulo manipulado que ni siquiera implica un agente microbiano infeccioso en forma de SARS-CoV-2. 

Esta tampoco va a desaparecer -al menos hasta que haya alguna reconciliación-, tal es la pasión que cada bando tiene por sus argumentos. Lo que hace que esta última polarización sea única es que es la primera que podría hacer un daño real al movimiento por la verdad y la libertad sanitaria. Un movimiento que hasta ahora ha estado más o menos unido al reclamar la ciencia manipulada y los defectos de la política global sobre COVID-19, ya sean encierros o máscaras injustificadas, datos de PCR o de mortalidad engañosos, o totalitarismo rastrero.

Si aún no se ha sumergido en la madriguera de esta última división de opiniones, espere que sea más una madriguera que un agujero. No sólo pertenece al campo de la virología, sino que se nutre de una serie de disciplinas interconectadas, desde la ciencia experimental hasta la biología molecular, la genómica, la biología computacional, la bioinformática, la biología evolutiva, la ecología e incluso la antropología.

Los jugadores

Entre los protagonistas actuales del debate sobre la "inexistencia del virus" se encuentra el virólogo Doctor Stefan Lanka (Alemania), cuatro médicos de formación, Dr. Tom Cowan (ESTADOS UNIDOS), Dr. Sam Bailey (NZ), su marido, Dr. Mark Bailey (NZ), y Dr. Andrew Kaufman (ESTADOS UNIDOS). El científico de la salud y el ejercicio, Mike Stone (EE.UU.), ha hecho un trabajo exhaustivo al reunir la mayoría de los argumentos clave en un solo sitio web, viroLIEgy.com. Estos seis están entre los firmantes, que incluyen al ex vicepresidente de Pfizer Dr. Mike Yeadonanteriormente vicepresidente y director científico de Alergia y Respiratorio en Pfizer Global R&D, de la Resolver el desafío del debate sobre los virus presentado por los doctores Cowan et al en julio de 2022.

Clavaré mis cartas en el árbol ahora y predeciré que este desafío del Debate sobre el Virus probablemente llevará a un callejón sin salida sin ninguna resolución porque no obtendrá la participación requerida. Se considerará innecesario o irrelevante. Otro caso para apelar a la profunda lógica de Doug Altman y Martin Bland: la ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia. ¿Quizás una analogía tangencial para ayudar a explicar mis preocupaciones? Llevas años haciendo la compra semanal en tu supermercado local y, justo cuando estás a punto de entrar, un desconocido te toca en el hombro y te reta a hacer ahora la compra de pie. Probablemente pensarías que el reto es extraño, imposible, irrelevante o sin sentido. Es más, probablemente ni siquiera lo intentarías.

En el otro lado de la casa... están casi todos los demás. Entre los que han expresado opiniones opuestas a las de los protagonistas de "no existe ningún virus", pero desde dentro del movimiento por la libertad sanitaria, se encuentra Steve Kirsch (aquí) y Jeremy Hammond (aquí). A título informativo, ninguno de los dos es virólogo, científico, médico o profesional de la salud.  

Entre los principales médicos que siguen cuestionando aspectos clave de la narrativa dominante sobre el COVID-19, que también han rebatido las posiciones de Cowan, Bailey y Kaufman, se encuentran Los doctores Bob Malone, Peter McCullough y Ryan Cole. Defienden la opinión, compartida por muchos, de que los virus, incluido el SARS-CoV-2, existen realmente, que necesitan una célula huésped adecuada para poder infectar y replicarse, y que pueden causar la enfermedad en ciertas personas y en determinadas condiciones.

Si quiere sumergirse en los argumentos científicos que recubren el sistema de madrigueras de conejos que niegan el virus, los puntos de acceso fáciles son El desafío viral del Dr. Tom Cowan, de los doctores Sam y Mark Bailey sitio weby el sitio web de Mike Stone viroLIEgy.

No olvidemos que en realidad hay un sinfín de posiciones diferentes, no sólo dos. Una más para contemplar, una que probablemente suscriba la mayoría de la gente del planeta. Se trata de que los virus, como parásitos intracelulares obligados que necesitan secuestrar la maquinaria de replicación de su huésped, son intrínsecamente patógenos y, por tanto, son tipos malos de los que sería mejor vivir sin ellos. Por eso tiene tanto sentido intentar esconderse de ellos, matarlos o hacer que tu cuerpo los elimine mediante vacunas o medicamentos antivirales. Es decir, si se acepta la postura de que los virus son el verdadero enemigo. Más adelante hablaremos de ello.

Desenvolver los puntos de fricción

No soy virólogo, pero tengo tres títulos científicos (licenciatura, maestría y doctorado), he trabajado como investigador postdoctoral durante 7 años en una importante universidad (el Imperial College de Londres, antes de la absorción de la financiación de Gates) en el campo de las interacciones multitróficas, y he pasado 40 años utilizando la ciencia como una herramienta para ayudar a entender el funcionamiento increíblemente complejo de la naturaleza. He trabajado en el mundo académico, como consultor, como educador y como activista de la salud natural, los últimos 20 años con la organización sin ánimo de lucro que creé en 2002, la Alianza para la Salud Natural

No he escrito este artículo creyendo que pueda ayudar a resolver este complejo debate, sino más bien para ofrecer algunas de mis propias ideas sobre por qué ha surgido este cisma, y por qué es fundamental que trabajemos a través de él si no queremos ver el movimiento de la libertad contra la narrativa dominante dividido y conquistado. También creo que es muy importante que este debate -a la manera de todo discurso científico adecuado (del que hemos visto muy poco en estos últimos años)- se lleve a cabo de forma respetuosa, centrándose, debatiendo y reflexionando sobre los temas en cuestión, y no atacando a los mensajeros.  

"...es tan importante que este debate -a la manera de todo discurso científico correcto- se lleve a cabo de forma respetuosa enfocando, debatiendo y reflexionando sobre los temas que se tratan, no atacando a los mensajeros".
Rob Verkerk PhD

¿Qué se entiende por "existe el virus"?

Cuando las personas cuestionan la noción de si un virus está implicado en la COVID-19, sus puntos de vista pueden seguir difiriendo en algunos aspectos fundamentales. Algunos se sienten totalmente cómodos con la noción de que los virus son entidades no vivas que consisten en un núcleo central de ADN o ARN, casi siempre rodeado por una capa de proteínas. Visto así, los virus no hacen un montón de cosas que hacen los organismos vivos. No producen productos de desecho, no crecen ni se desarrollan, carecen de cualquier tipo de metabolismo energético, no suelen responder a los estímulos y no pueden reproducirse (replicarse) de forma independiente. Deben depender de un huésped, por lo que deben invadir las células de los seres vivos y secuestrar la maquinaria de replicación de las células del huésped para hacer nuevas copias de sí mismas. Pueden trasladar el material genético entre organismos y se admite que algunos 8% del genoma humano se deriva de retrovirus ancestrales que, a lo largo de los siglos, se han incorporado a nuestro ADN, nuestro proyecto genético o "libro de la vida". Este punto de vista general, por cierto, es compartido por la gran mayoría de la comunidad científica.

Conviene reconocer que los virus son, en cierto modo, más digitales que vivos. De hecho, no están vivos en absoluto. Todo lo que hacen se basa en un código digital compuesto por las cuatro "letras" o bases del ADN o el ARN, que se componen de secuencias de cuatro pares de bases nitrogenadas, a saber, adenina (A), citosina (C), timina (T) para el ADN o uracilo (U) en lugar de T para el ARN, y guanina (G). 

"Merece la pena reconocer que los virus son, en cierto modo, más digitales que vivos. De hecho, no están vivos en absoluto".

Juan Pérez

Por ello, la tecnología digital desarrollada por el ser humano, que se apoya en la informática, la genómica y la bioinformática, como la secuenciación de nueva generación (de la que hablaremos más adelante), es capaz de entender el lenguaje de los virus y está ayudando a desvelar muchos de los misterios relacionados con las interacciones entre virus y huéspedes. 

Incluso si estás de acuerdo en que los virus, como entidades no vivas, no son una construcción falsa ideada por un grupo de humanos codiciosos, puede que no estés de acuerdo en que los virus son los agentes causantes de enfermedades que se han llegado a considerar como "enfermedades víricas", como la viruela, la varicela, el sarampión, la poliomielitis, el dengue, la gripe, el VIH, la hepatitis B o, para el caso, el COVID-19.

En resumen, usted podría pensar que la Teoría de los Gérmenes de Pasteur es errónea o incluso totalmente falsa, y que se ha utilizado indebidamente como vehículo para comercializar grandes cantidades de vacunas y medicamentos a un público desprevenido.

Entre la variedad de opiniones, percepciones y creencias que existen, hay dos puntos de vista particulares que no son compartidos por la gran mayoría de los científicos.

La primera es la noción de que nunca se ha demostrado la existencia de ningún tipo de virus. La segunda, que no requiere que se acepte esta primera noción, es que nunca se ha demostrado la existencia del virus al que la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio el nombre de SARS-CoV-2, y que se ha asociado a la pandemia de COVID-19 anunciada anteriormente por la OMS en marzo de 2020. 

La opinión de que el SARS-CoV-2 es totalmente ficticio podría considerarse atractiva porque revela inmediatamente que todos los aspectos de la narrativa dominante son un engaño. También hace convenientemente redundantes las estrategias correctivas clave ofrecidas por la corriente principal, a saber, las "vacunas genéticas" y los antivirales.

"La opinión de que el SARS-CoV-2 es totalmente ficticio podría considerarse atractiva porque revela inmediatamente que todos los aspectos de la narrativa dominante son un engaño. También hace convenientemente redundantes las estrategias correctivas clave ofrecidas por la corriente principal, a saber, las "vacunas genéticas" y los antivirales."

Juan Pérez

Parafraseando el debate de "No existe ningún virus

No me disparen, pero haré todo lo posible por intentar parafrasear dónde estamos actualmente con el llamado "debate sobre el virus".

Los negadores del virus argumentan que la virología no sigue el método científico que incluye pasos críticos como la observación, el desarrollo de hipótesis y la experimentación controlada y replicable para probar y validar las hipótesis. Los virólogos argumentarán que se enfrentan a una interacción especialmente difícil porque los virus no son organismos, son simplemente trozos de información genética en forma de ARN o ADN de una o dos cadenas que suelen estar protegidos por una cubierta proteica, y que los virus sólo pueden multiplicarse si esquivan el sistema inmunitario del huésped y encuentran su camino hacia una célula huésped determinada con receptores adecuados, y luego se apoderan con éxito de su maquinaria de replicación. Esto significa que los virólogos han tenido que desarrollar métodos únicos y específicos para la virología y los virus individuales. También significa que los recientes avances en la tecnología de secuenciación del genoma completo han provocado una aceleración masiva del campo de la virología (incluyendo el desarrollo de vacunas y antivirales) porque permite entender la parte activa de un virus según la 4 letra lenguaje genético de la naturaleza.

Uno de los principios clave que defienden los negacionistas de los virus es la idea de que el virus no ha sido aislado y purificado, y no se ha observado que sea infeccioso o capaz de causar enfermedades (es decir, que sea patógeno). Dicen que los cultivos celulares, a menudo no humanos (como el mono verde/Vero), en los que supuestamente se cultivan y concentran los virus, están contaminados con antibióticos, metales pesados y otras cosas desagradables. Los virólogos afirman que éstos son necesarios para impedir micoplasmasbacterias y otros microbios muestras contaminantes y no dañan los ácidos nucleicos de ARN o ADN no vivos que representan las "tripas" de cualquier virus.

Cuando se observan partículas que se asemejan a los virus descritos anteriormente utilizando, por ejemplo, la microscopía electrónica, los que niegan la existencia de los virus dicen que esto no es una prueba de que sean virus porque las partículas de estos cultivos no han demostrado ser infecciosas y causar la enfermedad particular en cuestión. Dicen que es probable que estas partículas sean sólo artefactos o exosomas - Partículas de señalización extracelular de tamaño nanométrico que contienen ácidos nucleicos y que se producen en respuesta al estrés celular y, concretamente aquí, a los abusos del cultivo celular.

Otros podrían estar convencidos de que la detallada microscopía electrónica de barrido realizada, por ejemplo, por el grupo francés que publica en Fronteras de la Microbiología hace más de dos años muestra más que adecuadamente el ciclo infeccioso del SARS-CoV-2 - y no los exosomas. Los virólogos y patólogos argumentarán que tienen opciones limitadas para el cultivo de muestras tomadas de seres humanos; sólo pueden utilizar muy pocos tipos de cultivos celulares porque todos los virus tienen huéspedes muy limitados y sólo pueden infectarlos si la célula huésped tiene receptores específicos para el virus en particular, proponiéndose los receptores ACE2 como los receptores clave para el SARS-CoV-2.

Cuando los investigadores encuentran un sistema de cultivo que funciona, éste se convierte en el sistema aceptado que utilizan los demás, lo que ayuda a que los trabajos de diferentes laboratorios sean comparables porque el sistema de cultivo (una variable controlable) es el mismo.

Los virólogos que investigan lo que consideran virus infecciosos o patógenos (causantes de enfermedades) afirman que el efectos citopáticos mostrados en los cultivos celulares son causados por el virus que secuestra la maquinaria de replicación de las células en el cultivo celular y proporcionan evidencia de la infección.

Los que niegan la existencia de un virus dicen que las secuencias genéticas que se "leen" y calculan a partir de esta sopa de cultivo celular sólo proporcionan una prueba indirecta, y no directa, de la existencia de un virus porque la secuencia se genera ahora por ordenador y existe in silicono en el mundo real. 

"Los negacionistas de los virus continúan diciendo que las secuencias genéticas que se "leen" y calculan a partir de esta sopa de cultivo celular sólo proporcionan una prueba indirecta, y no directa, de la existencia de un virus, porque la secuencia se genera ahora por ordenador y existe in silico, no en el mundo real. "

Juan Pérez

Estos y otros argumentos fueron expresados recientemente con claridad por Mike Stone, Eric Coppolino y Mark Bailey en el Programa de Dolores Cahill en TNT Radio.

Estos puntos de vista han recibido un nuevo impulso tras las solicitudes de libertad de información (FoI) de Christine Massey a 90 instituciones sanitarias y científicas de todo el mundo, que aparentemente han no mostró ni un solo registro de aislamiento y purificación, teniendo "ha sido realizado por cualquier persona, en cualquier lugar, jamás".

Ir al grano

Entre todo el ruido y la arrogancia, algunos de ellos tergiversados y amplificados por seguidores legos cuya comprensión de la ciencia les impide evaluar críticamente cualquiera de los dos lados del argumento de manera significativa, hay dos afirmaciones fundamentales del sub-movimiento negador del virus:

  1. El genoma completo del virus del SARS-CoV-2 tomado de un paciente infectado y repleto de sus 30.000 pares de bases nunca ha sido aislado y secuenciado, por lo que no se puede demostrar su existencia
  2. No se ha demostrado que este supuesto "virus" cause la enfermedad COVID-19 al satisfacer Los postulados de KochLa teoría de los microorganismos es una metodología propuesta originalmente por el médico alemán Robert Koch y el microbiólogo Friedrich Loeffler en 1884. Los postulados se basaban en conceptos desarrollados por el antiguo profesor de Koch, Jakob Henle, y otros, como Agostino Bassi, a quienes se atribuye la cofundación de la teoría de que los microorganismos son la causa de las enfermedades infecciosas. La metodología se basaba en la entonces emergente teoría de los gérmenes de la enfermedad propuestos por el químico y microbiólogo francés Louis Pasteur y el cirujano inglés Joseph Lister. Los cuatro criterios, que comprenden lo que a veces también se conoce como los postulados de Koch-Henle (o Henle-Koch), fueron reconocidos como deficiente y no universal por el propio Kochpoco después de su formulación. Los postulados se actualizaron posteriormente tras el supuesto descubrimiento de los virus, primero por Ríos en 1937, y luego por Evans en 1976. Ellos seguir evolucionando a medida que nuestro conocimiento de las comunidades e interacciones microbianas se dispara junto con el rápido desarrollo de la biología molecular y la tecnología de secuenciación.

Ambas afirmaciones, como cualquier otra, pueden ser criticadas o cuestionadas, pero cada una de ellas tiene matices y significa cosas diferentes para cada persona.

¿Se ha aislado el virus?

No es difícil encontrar trabajos de investigación que afirmen el aislamiento. Por ejemplo, el Documento de Harcourt et al. que afirma haber aislado el SARS-CoV-2 del primer paciente estadounidense covid-19 en enero de 2020, y luego afirma haber reinfectado líneas celulares humanas y de primates de uso común. Harcourt et al parecen haber realizado toda la secuenciación al registrar su muestra nasofaríngea del primer paciente estadounidense, aquí, y la muestra orofaríngea, aquí. Puede consultar los números de acceso y ver con sus propios ojos los aproximadamente 29.900 nucleótidos que componen el genoma completo buscando los números de acceso del Genbank.

Muchos países afirman haber aislado el genoma completo del SARS-CoV-2. Por ejemplo, Italia afirma que aquíLa de Corea es aquí y la de Turquía es aquí.

También puede comparar entre sí los aislamientos tomados de diferentes personas, o compararlos con el el tan discutido genoma de referenciaEl estudio, descrito por el equipo de Yong-Zhen Zhang en el Centro Clínico de Salud Pública de Shanghái y la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Fudan, en Shanghái (China). Los datos de los pacientes, las radiografías de tórax, las pruebas para detectar otros posibles agentes virales o patógenos, así como la secuencia completa se publicaron en su momento como Fan Wu et al en Naturaleza en 2020Tiempo la revista escribió un pieza en agosto de 2020 que se centró en algunas de las controversias en torno al momento de la publicación de esta obra que ha constituido la base genómica de todas las vacunas genéticas, salvo la más reciente, así como de las pruebas PCR. El número de acceso al GenBank para el genoma de 29.903 pares de bases (el genoma humano tiene 3.000 millones de pares de bases para comparar) es actualmente MN908947.3 y data del 17 de enero de 2020. Sustituye a la versión cargada anteriormente (GenBank: MN908947.2)

Los negacionistas afirman que este genoma de referencia está generado en gran medida por ordenador. Aunque esa afirmación es parcialmente correcta, no significa que la secuencia del genoma no sea válida por estar alojada en un ordenador, el sistema que se utiliza para ayudar a los humanos a entender el significado de la secuencia. Los métodos de la Naturaleza papel te dice que ha sido secuenciado en el alto rendimiento Sistema de secuenciación de próxima generación de Illumina y eso encaja con la afirmación de Zhang en Tiempo (arriba) que se hizo y se desempolvó en sólo 40 horas. Me interesa más saber por qué hay diferencias en las secuencias de nucleótidos entre las distintas subidas a GenBank y puede que algún lector tenga una explicación al respecto que yo desconozca.

"Me interesa bastante más saber por qué hay diferencias en las secuencias de nucleótidos entre las distintas subidas a GenBank y puede que algún lector tenga una explicación al respecto que yo desconozca."

Juan Pérez

Los ordenadores son parte integrante de cualquier sistema de secuenciación de alto rendimiento, ya que se trata de una parte de la ciencia genómica y la biología molecular que se está desarrollando rápidamente y que nos ayuda a comprender mejor la composición genética, la interacción y la evolución de las distintas formas de vida, desde los microbios del intestino y el suelo hasta las formas de vida avanzadas como nosotros.

La secuenciación de alto rendimiento permite realizar lecturas de genomas completos de forma muy rápida y barata por cualquiera que tenga acceso a la tecnología. Este es el ámbito de Secuenciación de próxima generación o NGS. Este tipo de secuenciación de alto rendimiento está muy lejos de su predecesora, la secuenciación de escopeta, que requería la clonación de pequeñas secciones de ADN humano en bacterias antes de secuenciarlas, fragmento a fragmento, antes de poder recomponer todo el mosaico del genoma como un gigantesco rompecabezas.

Esta forma laboriosa y potencialmente propensa a errores de desentrañar los datos genómicos fue la razón se necesitaron dos décadas para secuenciar la mayor parte del genoma humano (aunque no de forma totalmente correcta), celebrado como uno de los mayores logros científicos de todos los tiempos en 2003 bajo el lema Proyecto Genoma Humano. En aquel momento, el sistema de secuenciación Sanger basado en la electroforesis capilar estaba limitado a lecturas de sólo unos 200 pares de bases de nucleótidos porque sólo podía leer un fragmento de ADN a la vez. La NGS actual, basada en el ampliamente utilizado Plataforma Illumina ahora puede leer cientos de miles de genes en paralelo.    

Las afirmaciones de los científicos de la corriente principal sobre el aislamiento y la secuenciación del genoma completo en Estados Unidos, Italia, Corea, Turquía y otros lugares no satisfarán probablemente a los negacionistas del virus. Dicen que no son ejemplos de verdadera purificación y aislamiento, y que les preocupa que otras secuencias de otros organismos hayan contaminado el cultivo o que las secuencias hayan sido dañadas por las sustancias químicas y oscurezcan los resultados.

Aquí llegamos a una encrucijada, si no a un bloqueo de la carretera. Hay un número limitado de sistemas aceptados (muchos dirían que probados) para secuenciar eficazmente la información genética que compone un virus. La razón de que haya tan pocos es que se trata de una tarea difícil, ya que hay que asegurarse de que se está buscando la información genética correcta y los virus requieren condiciones y células huésped muy específicas para replicarse.

Irónicamente, la estandarización de los métodos está ahí para hacer más válidas las comparaciones entre laboratorios al reducir las fuentes de variación controlables. Igual de irónico es que los antibióticos, los metales pesados y otras "cosas malas" que se añaden a los medios de cultivo para los virus -que los que niegan los virus se quejan están contaminando las muestras - en realidad están ahí para evitar la contaminación con otros microbios que, de otro modo, podrían incorporar su material genético en el cultivo y hacerlos menos puros genéticamente.

Así que aparquemos este obstáculo por ahora antes de decidir si es un factor de ruptura o si hay alguna posibilidad de reconciliación entre las partes enfrentadas.

¿Son los postulados de Koch obligatorios, relevantes u obsoletos?

Aunque parte de lo que ya hemos discutido desafía algunas de las posiciones de los negadores del virus, la incapacidad del SARS-CoV-2 para satisfacer los postulados de Koch se ha convertido en uno de los argumentos más duraderos que impulsan el movimiento de negación del virus.

Vamos a echar un vistazo a esta madriguera. Aunque podríamos adentrarnos en ella, seré muy breve por lo que sabemos de la totalidad de las pruebas de las interacciones entre microbios y huéspedes.

Muchos tienen la impresión de que Los cuatro postulados de Koch deben cumplirse para demostrar que un virus causa una enfermedad. en resumen 1) el microorganismo debe encontrarse en individuos enfermos, no sanos; 2) debe cultivarse a partir de un individuo enfermo; 3) cuando un microorganismo cultivado se expone a un individuo sano, debe volver a crear la misma enfermedad, y; 4) debe poder volver a aislarse del individuo enfermo inoculado y compararse con el microorganismo original. 

Incluso un conocimiento superficial de la ciencia o la medicina te dice que los postulados originales no siempre se cumplen para las condiciones que se consideran ampliamente causadas por los virus. Esto, por supuesto, refuerza la mano de los negacionistas de los virus, que es la razón por la que aferrarse a los postulados de Koch tiene tanto sentido para ellos. Por ejemplo, sabemos que muchos virus, como el Epstein Barr que se asocia a la fiebre glandular, o el Herpes simplex que se asocia al herpes labial, pueden estar presentes en individuos sanos que no expresan síntomas de enfermedad.

"Incluso un conocimiento superficial de la ciencia o la medicina te dice que los postulados originales no siempre se satisfacen para las condiciones que se consideran ampliamente causadas por los virus".

Juan Pérez

Estas personas se consideran "asintomáticas", y en este punto añadiría que creo que el concepto de "enfermedad asintomática" es una contradicción. Puedes estar infectado y ser asintomático, pero si no tienes síntomas de enfermedad, no deberías ser considerado como enfermo, seguramente. ¿O me he perdido algo?  

En última instancia, como todos nosotros en el movimiento por la libertad de la salud -en ambos lados de este debate sobre el virus- estaremos de acuerdo: depende del terreno, de ahí la necesidad crítica de considerar el huésped y el entorno en cualquier evaluación de cualquier interacción huésped-microbio.

La razón por la que un pequeño subgrupo de virus se asocia con, y a menudo se considera que causa enfermedades en los seres humanos -reconociendo que la causalidad es un concepto problemático debido al número de variables y cofactores que a menudo intervienen- es que, en determinadas condiciones, muchos de los virus que se sabe que infectan a los seres humanos encuentran su camino hacia ellos a través de receptores muy específicos. Si ya están en el cuerpo (como en el caso del herpes y el herpes labial), pueden pasar de un estado latente a uno activo, y entonces su replicación puede entrar en acción, inducir efectos citopáticos y contribuir a dañar cualquier número de nuestros sistemas corporales. Basándose en décadas de investigación y reconocimiento de patrones, los efectos citopáticos relacionados con determinados virus se han atribuido a patologías específicas que se han denominado enfermedades, siendo éste uno de los principios fundamentales de la disciplina médica de la patología.

El postulado 3 también es imposible. ¿Qué pasa si el sistema inmunitario innato del individuo sano impide que el virus gane terreno? Si no se puede satisfacer el postulado 3, tampoco se puede satisfacer el 4.

Curiosamente, en el discurso del propio Koch ante el Décimo Congreso Internacional de Medicina en Berlín en 1890 (citado por Rivers en 1937), mencionó, incluso antes de conocer la existencia de los microbios no vivos que ahora llamamos virus, ciertos casos en los que sólo sería necesario satisfacer los dos primeros postulados para demostrar válidamente la causalidad de la enfermedad.

Es mejor considerar los postulados originales de Koch como orientativos y no como obligatorios (sabiendo que es lo que probablemente haría el propio hombre) y pasar brevemente a las dos actualizaciones más significativas de los criterios originales de Koch-Henle. La primera por Ríos (1937)el segundo por Evans (1976)respectivamente.

El distinguido virólogo estadounidense Thomas Rivers introdujo mucha más flexibilidad en los postulados originales de Koch para tener en cuenta los caprichos de los virus, su necesidad de células y condiciones de acogida muy específicas y el hecho de que la enfermedad no siempre se manifiesta como resultado de la infección. Sostuvo que la adhesión ciega a los postulados podría ser más un obstáculo que una ayuda. También introdujo la idea de que una determinada enfermedad podría surgir de más de una causa, un concepto que está notablemente en sintonía con cualquier interpretación moderna de la patogénesis tras una infección viral específica.

Rivers también aportó el punto de vista del patólogo, argumentando que los patrones y la frecuencia de las enfermedades asociadas a virus específicos son especialmente importantes. Esto se traslada a la actualidad y a COVID-19 en la forma en que Tomografía computarizada de los pulmones de las personas infectadas que mostraban la opacidad característica del vidrio deslustrado se convirtieron rápidamente en importantes criterios de diagnóstico de la neumonía específica de COVID-19 durante las primeras oleadas de la infección (Omicron raramente induce dicha patología), distinguiendo esta enfermedad de otras infecciones respiratorias o pulmonares.

A medida que el virus evoluciona, debido a las interacciones entre su propio genoma, probablemente parcialmente manipulado, y su cambiante huésped, en particular debido a la presión de selección inducida por la "vacunación" genética masiva, tanto el genoma del virus (especialmente la proteína de la espiga) como los síntomas han cambiado. La enfermedad se ha vuelto más leve y afecta con menos frecuencia a la parte inferior del pulmón. Tales son los postes móviles y el curso difícil de predecir de una interacción virus-huésped en evolución.

En definitiva, cualquier persona con mentalidad racional que se preocupe de leer la actualización de Rivers de 1937 con un buen conocimiento de la totalidad de las pruebas disponibles procedentes del examen clínico de cohortes de pacientes enfermos de COVID-19, así como de la secuenciación de genes, la microscopía electrónica, la histología y la patología, probablemente quedará satisfecha de que el SARS-CoV-2 es un agente causal obligado (pero no único) que induce la enfermedad de COVID-19.

Si pudiéramos teletransportar a Thomas Rivers para una charla junto al fuego, podríamos esperar que dijera que se puede afirmar que la enfermedad COVID-19 está asociada causalmente al SARS-CoV-2 si el SARS-CoV-2 está siempre presente en todos los casos de enfermedad. Entonces tendríamos que explicarle todo lo relativo a las vacunas genéticas y cómo, hoy en día, los cuerpos de las personas están programados genéticamente para producir la parte citopática de un virus que se afirma que infecta a más de 600 millones de personas hasta ahora y que puede producir un conjunto similar de síntomas, además de algunos otros. Seguramente pondría cara de perplejidad y preguntaría cómo llamamos a esta nueva enfermedad autoinducida. Le diríamos que aún no tiene un nombre consensuado; algunos la llaman "spikopatía" o lesión genética de la vacuna, mientras que otros niegan que se produzca. Probablemente sugeriría que lo resolviéramos cuanto antes si realmente nos interesa la salud del público. O bien, optaría por volver con su creador y contar con la suerte de que esto no fuera su problema. 

De hecho, insisto en que es mucho más importante que resolvamos esta escaramuza científica con la comunidad médica y científica, así como con la OMS, los CDC y otros, en lugar de pasar demasiado tiempo discutiendo sobre si los virus existen o no. 

Un rápido salto de 4 décadas a la segunda actualización importante de los postulados de Koch-HenleEn el año 2000, Rivers se convirtió en el primer investigador en el campo de la epidemiología viral, por el profesor Alfred Evans, epidemiólogo estadounidense y profesor de epidemiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale. A estas alturas, Evans ya estaba pensando en las diferencias entre los virus y las bacterias, y reconoció la contribución de Rivers a la comprensión de la complejidad de la relación, incluidos los síntomas clínicos de la enfermedad, las respuestas inmunológicas del huésped y la epidemiología.

En su reseña de 1976, Evans lleva al lector a un gran viaje, incluyendo la obra de Robert Huebner 'Receta para el dilema del virólogo', enumerando 9 condiciones necesarias para establecer que un virus es la causa de una enfermedad humana específica. En ausencia de la tecnología de secuenciación de genes, Evans propuso que las pruebas inmunológicas indirectas deberían ser suficientes para demostrar la causalidad.

Enumera 5 criterios (véase más abajo), todos los cuales pueden satisfacerse fácilmente con un montón de datos existentes sobre el SARS-CoV-2 y la respuesta inmunológica asociada en personas susceptibles que comprenden las secuelas que caracterizan la enfermedad COVID-19.

Extracto de Evans AS. Causation and Disease: The Henle-Koch Postulates Revisited. Yale J Biol Med, 1976, 49, p. 184

Hay intentos aún más recientes de adaptar los postulados de Koch-Henle a la virología actual, que ahora no pueden, ni deben, separarse de las herramientas genómicas y bioinformáticas que han abierto la puerta a una comprensión mucho más profunda de los sistemas vivos y su interacción con las comunidades microbianas.

Teorías de los gérmenes frente a las del terreno

Si todavía estás leyendo esto, ¡bien hecho! Llevas unas 4.500 palabras y el viaje que te he hecho nos lleva a lo que creo que es el lugar más interesante de todos, porque es donde podemos tener una victoria real: para la humanidad, y para la ciencia y la medicina.

Es donde podemos llegar con la interacción entre dos teorías predominantes de la enfermedad que pueden asociarse a los agentes infecciosos: la teoría de los gérmenes y la teoría del terreno, esta última atribuida a menudo al trabajo de un contemporáneo de Pasteur, Antoine Béchamp.

Al igual que reconocemos las limitaciones de los postulados de Koch-Henle debido a la época histórica en la que fueron concebidos, debemos hacer lo mismo con Béchamp. Eso significa aplicar menos el enfoque de su microzimas y más en lo que constituye el terreno genético, fisiológico, inmunológico, metabólico y ambiental del huésped y su entorno. Una gran parte de esto incluye las comunidades microbianas asociadas al huésped. Incluye el patrón de expresión genética del huésped, que es a su vez producto de herencia transgeneracional y medio ambiente (es decir, la epigenética).

Estos son conceptos generales que Rivers y Evans ya empezaban a manejar, pero aún no habían comprendido la importancia crucial del mundo microbiano para el funcionamiento de los sistemas naturales. Sus mentes seguían teñidas de un tinte pasteuriano que les hacía pensar que los microbios eran, en el mejor de los casos, comensales, pero, más a menudo, perjudiciales. Esta noción recibió un gran impulso tras el descubrimiento de la penicilina por parte de Fleming en 1928, que propició la llegada de los productos farmacéuticos a escala industrial en la era posterior a la Segunda Guerra Mundial. Los negacionistas de los virus denuncian, con razón, los daños que se han perpetrado en el público debido a un enfoque excesivo en la teoría de los gérmenes que excluye el terreno del individuo.

En 2020, escribí un artículo sobremiopía covídica' que identificó 52 factores de riesgo para la enfermedad grave de COVID-19, la mayoría modificables. A continuación se muestra una figura de resumen autoexplicativa del artículo.

Las autoridades sanitarias, los gobiernos e incluso la mayoría de los profesionales de la medicina no se pronunciaron sobre la mayoría de estos temas, tal ha sido el impulso político y económico para que aceptemos las últimas armas patentadas de la guerra bacteriológica, las nuevas y no probadas "vacunas genéticas" y los antivirales.

Sin ninguna prueba sólida, estos productos se etiquetaron inmediatamente como "seguros y eficaces" y se lanzaron sobre la población mundial, siendo los productores indemnizados por los gobiernos en caso de daños. Resulta que los que querían sacar provecho de la situación, que en gran medida era de su propia cosecha, sabían que no se podía ganar dinero centrándose en ayudar a la gente a construir más resiliencia en su fisiología y terreno. También sabían, sin duda, que ayudar a la gente a aumentar la resistencia de su terreno reduciría su capacidad de controlar a las masas, mediante mecanismos como el distanciamiento social, el enmascaramiento, la vigilancia masiva y la vacunación masiva.

Ecología evolutiva y medioambiental

La biología evolutiva es una disciplina fascinante en sí misma, pero más relevante para nuestra comprensión de la evolución y el papel de los virus es una perspectiva ecológica que se asocia más comúnmente con ecología evolutiva.

Estamos empezando a comprender que la progresión de la vida en la Tierra depende de la forma en que los seres vivos interactúan como sistemas completos y comunidades que interactúan tanto con el mundo vivo (biótico) como con el no vivo (abiótico).

Estamos aprendiendo que los virus probablemente precedieron a la vida en la Tierra y que, como ingenieros evolutivos, probablemente participaron en ayudar a su desarrollo. En conjunto, los virus hacen mucho más bien que mal, a pesar de que la relación suele ser un poco complicada al principio, cuando un virus descubre un nuevo huésped. Los sistemas vivos buscan establecer estabilidad y lo hacen mediante el desarrollo de complejas interacciones y sistemas de retroalimentación entre los genes de los organismos vivos y los seres no vivos, incluidos los virus, y sus respectivos entornos.

La tecnología, las sustancias químicas y las fuentes de radiación creadas por el ser humano tienen un impacto tan profundo en los sistemas vivos y no vivos, que ahora debemos tenerlo en cuenta para poder gestionar las interacciones que no destruyan el exquisito equilibrio de la vida en nuestro planeta, y la propia humanidad.

Pocos receptores de las "vacunas genéticas" C19 de Pfizer, Moderna o AstraZeneca se habrán enfrentado a la idea de que la producción por parte de su cuerpo de una proteína patentada, modelada a partir de un virus manipulado, les sitúa en la pendiente resbaladiza hacia el transhumanismo. 

Epílogo

En este tratado, por si sirve de algo, he dejado suficientemente clara mi opinión sobre la existencia de los virus. Sé que no será suficiente para convencer a un negador de los virus, de la misma manera que a un terrícola le costará convencer a los que creen que la Tierra es redonda, o al menos redonda. Pero este artículo no pretende convertir a nadie. Simplemente ofrece un vehículo para la libertad de expresión, un requisito previo para el discurso científico, y un llamamiento para que nos centremos en las cosas que podemos hacer cuando estamos empoderados y unidos en cuestiones sobre las que compartimos puntos de vista similares.

También debo ofrecer una palabra de advertencia: mientras que los que fomentan la negación del virus pueden estar regodeándose en la idea de que acaban de dar a los millones de personas que están ahí fuera una buena razón para decir "no" a las vacunas genéticas y a los antivirales sobre los que perciben un problema, también deberían contemplar el impacto de un cambio de opinión (o de corazón). Un cambio que podría producirse si se esfuerzan por asumir la idea de que 100% de la morbilidad y la mortalidad que se ha asociado a la COVID-19 en estos últimos 3 años no tenía nada que ver con ningún virus. ¿Cuál es la evidencia de que fue causada enteramente por un catálogo de agentes no virales, desde el 5G, las máscaras y el estrés, hasta las malas dietas, la falta de actividad física y los chemtrails? Pruebe eso a la vista de los datos disponibles.  

Cuanto más nos distraigamos con refriegas secundarias que desvíen nuestra atención hacia diferencias de opinión irreconciliables, menos energía podremos aplicar a la gama de áreas sobre las que nuestros puntos de vista están alineados. Además, es menos probable que ayudemos a co-crear un futuro que consideremos adecuado para las generaciones futuras.

Acabemos con esto cuanto antes, y volvamos a unir nuestro movimiento sobre la base de la multitud de cuestiones en las que estamos de acuerdo. Sigamos adelante con la tarea extraordinariamente ambiciosa de reconstruir un mundo que respete y valore la humanidad, la dignidad humana y la libertad, así como la naturaleza. Y que tolere y respete las diferencias de opinión o de perspectiva.

Pero no olvidemos ni por un minuto el grito de guerra de Doug Altman y Mark Bland, 'La ausencia de pruebas no es una prueba de ausencia'.

© 2022 Alianza para la Salud Natural Internacional. Esta obra se reproduce y distribuye con la autorización de The Alliance for Natural Health International.+

Compartir botones

Telegrama
Envíe un correo electrónico a
Facebook
Twitter
WhatsApp
Imprimir

Boletín de noticias

Sea el primero en saber cuándo el Dr. Trozzi publica contenidos. La suscripción a nuestro boletín de noticias por correo electrónico es gratuita, y puede darse de baja o cambiar la configuración de las notificaciones en cualquier momento.


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Trozzi, RR2, Bancroft, ON, K0L 1C0, https://drtrozzi.com/. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact
es_ESEspañol