Dr. Mark Trozzi

Honesto | Ético | Médico

35 estudios sobre la eficacia de las "vacunas" que hacen dudar de sus mandatos

Como algunas personas llevan ya más de medio año vacunadas, se están acumulando pruebas sobre la eficacia de la vacuna Covid. Al evaluar la eficacia de la vacuna, es importante distinguir entre la eficacia contra la infección, la enfermedad sintomática y la transmisión, y la eficacia contra la hospitalización y la muerte. Para la infección y la enfermedad sintomática, las vacunas COVID-19 no son tan eficaces como se esperaba, ya que la inmunidad disminuye gradualmente después de unos meses. Para la hospitalización y la muerte, la inmunidad es más fuerte, durando al menos seis meses.

La gestalt de los hallazgos implica que la explosión de la infección a nivel mundial que hemos estado experimentando -después de la doble vacunación en, por ejemplo, Israel, Reino Unido, Estados Unidos, etc. -puede deberse a que los vacunados propagan el Covid tanto o más que los no vacunados.

Una pregunta natural es si las vacunas con capacidad limitada para prevenir la enfermedad sintomática pueden impulsar la evolución de cepas más virulentas. En un artículo de PLoS Biology de 2015, Read et al. observaron que:

"La sabiduría convencional es que la selección natural eliminará los patógenos altamente letales si la muerte del huésped reduce en gran medida la transmisión. Las vacunas que mantienen vivos a los huéspedes pero siguen permitiendo la transmisión podrían, por tanto, permitir la circulación de cepas muy virulentas en una población."

Por lo tanto, en lugar de que los no vacunados pongan en riesgo a los vacunados, teóricamente podrían ser los vacunados los que pongan en riesgo a los no vacunados, pero todavía no hemos visto ninguna prueba de ello.

Aquí resumo los estudios e informes que arrojan luz sobre la inmunidad inducida por la vacuna contra el Covid. Destacan los problemas de los mandatos de vacunación que actualmente amenazan el trabajo de millones de personas. También plantean dudas sobre los argumentos para vacunar a los niños.

1) Gazit et al. de Israel mostraron que "los vacunados contra el SARS-CoV-2 que no habían recibido la vacuna tenían un riesgo 13 veces mayor (IC 95%, 8-21) de contraer la infección por la variante Delta en comparación con los previamente infectados". Al ajustar el tiempo de la enfermedad/vacuna, el riesgo se multiplicó por 27 (IC 95%, 13-57).

2) Ignorando el riesgo de infección, dado que alguien estaba infectado, Acharya et al. no encontraron "ninguna diferencia significativa en los valores del umbral del ciclo entre los grupos vacunados y no vacunados, asintomáticos y sintomáticos infectados con SARS-CoV-2 Delta".

3) Riemersma et al. no encontraron "ninguna diferencia en las cargas virales cuando se comparan los individuos no vacunados con los que tienen infecciones de "avance" por la vacuna. Además, los individuos con infecciones por irrupción de la vacuna suelen dar positivo con cargas víricas consistentes con la capacidad de diseminar virus infecciosos". Los resultados indican que "si los individuos vacunados se infectan con la variante delta, pueden ser fuentes de transmisión del SARS-CoV-2 a otros". Informaron de "valores Ct bajos (<25) en 212 de 310 individuos totalmente vacunados (68%) y 246 de 389 (63%) no vacunados. El análisis de un subconjunto de estas muestras de Ct bajo reveló la presencia de SARS-CoV-2 infeccioso en 15 de 17 muestras (88%) de individuos no vacunados y en 37 de 39 (95%) de personas vacunadas".

4) En un estudio de Qatar, Chemaitelly et al. informaron de la eficacia de la vacuna (Pfizer) contra la enfermedad grave y mortal, con una eficacia del orden de 85-95% al menos hasta 24 semanas después de la segunda dosis. Por el contrario, la eficacia contra la infección disminuyó hasta alrededor de 30% a las 15-19 semanas después de la segunda dosis.

5) Desde Wisconsin, Riemersma et al. informaron de que los individuos vacunados que se infectan con la variante Delta pueden transmitir el SARS-CoV-2 a otros. Encontraron una carga viral elevada en las personas sintomáticas no vacunadas y vacunadas (68% y 69% respectivamente, 158/232 y 156/225). Además, en las personas asintomáticas, descubrieron cargas virales elevadas (29% y 82% respectivamente) en los no vacunados y en los vacunados. Esto sugiere que los vacunados pueden infectarse, albergar, cultivar y transmitir el virus fácilmente y sin saberlo.

6) Subramanian informó de que "a nivel de país, no parece haber una relación discernible entre el porcentaje de población totalmente vacunada y los nuevos casos de COVID-19". Al comparar 2.947 condados de Estados Unidos, hubo un número ligeramente menor de casos en los lugares más vacunados. En otras palabras, no hay una relación clara discernible .

7) Chau et al. examinaron la transmisión de la variante Delta del SARS-CoV-2 entre los trabajadores sanitarios vacunados en Vietnam. De los 69 trabajadores sanitarios que dieron positivo al SARS-CoV-2, 62 participaron en el estudio clínico, y todos se recuperaron. De 23 de ellos se obtuvieron secuencias del genoma completo, y todos pertenecían a la variante Delta. "Las cargas víricas de los casos de infección por la variante Delta que dieron un salto adelante fueron 251 veces superiores a las de los casos infectados con cepas antiguas detectadas entre marzo y abril de 2020".

8) En Barnstable, Massachusetts, Brown et al descubrieron que entre 469 casos de COVID-19, 74% estaban totalmente vacunados, y que "los vacunados tenían de media más virus en la nariz que los no vacunados que estaban infectados".

9) Al informar sobre un brote hospitalario nosocomial en Finlandia, Hetemäli et al. observaron que "se encontraron infecciones tanto sintomáticas como asintomáticas entre los trabajadores sanitarios vacunados, y la transmisión secundaria se produjo a partir de aquellos con infecciones sintomáticas a pesar del uso de equipos de protección personal".

10) En una investigación sobre un brote hospitalario en Israel, Shitrit et al. observaron "una alta transmisibilidad de la variante Delta del SARS-CoV-2 entre individuos dos veces vacunados y enmascarados". Añadieron que "esto sugiere un cierto debilitamiento de la inmunidad, aunque todavía proporciona protección a los individuos sin comorbilidades."

11) En el Informe de Vigilancia de la vacuna COVID-19 del Reino Unido correspondiente a la semana #42, se observó que existe "una disminución de la respuesta de anticuerpos N con el tiempo" y "que los niveles de anticuerpos N parecen ser más bajos en los individuos que adquieren la infección tras dos dosis de vacunación". El mismo informe (Tabla 2, página 13), muestra que en los grupos de edad superiores a los 30 años, las personas con doble vacunación tienen mayor riesgo de infección que las no vacunadas, presumiblemente porque en este último grupo hay más personas con una inmunidad natural más fuerte por la enfermedad Covid anterior. Por el contrario, las personas vacunadas tuvieron un menor riesgo de muerte que las no vacunadas, en todos los grupos de edad, lo que indica que las vacunas proporcionan más protección contra la muerte que contra la infección. Véanse también los informes del PHE del Reino Unido 43, 44, 45, 46 para datos similares.

12) En Israel, Levin et al. "realizaron un estudio prospectivo longitudinal de 6 meses de duración en el que participaron trabajadores sanitarios vacunados a los que se les realizó una prueba mensual para detectar la presencia de IgG anti-pico y anticuerpos neutralizantes". Encontraron que "seis meses después de recibir la segunda dosis de la vacuna BNT162b2, la respuesta humoral disminuyó sustancialmente, especialmente entre los hombres, entre las personas de 65 años o más y entre las personas con inmunosupresión".

13) En un estudio del estado de Nueva York, Rosenberg et al. informaron de que "Durante el período comprendido entre el 3 de mayo y el 25 de julio de 2021, la eficacia general de la vacuna ajustada por edad contra la hospitalización en Nueva York se mantuvo relativamente estable 89,5%-95,1%). La efectividad general de la vacuna ajustada por edad contra la infección para todos los adultos de Nueva York disminuyó de 91,8% a 75,0%".

14) Suthar et al. señalaron que "Nuestros datos demuestran una disminución sustancial de las respuestas de anticuerpos y de la inmunidad de las células T frente al SARS-CoV-2 y sus variantes, a los 6 meses de la segunda inmunización con la vacuna BNT162b2".

15) En un estudio de la Universidad de Umeå en Suecia, Nordström et al. observaron que "la eficacia de la vacuna BNT162b2 contra la infección disminuyó progresivamente de 92% (95% CI, 92-93, P<0-001) en el día 15-30 a 47% (95% CI, 39-55, P<0-001) en el día 121-180, y a partir del día 211 no se pudo detectar ninguna eficacia (23%; 95% CI, -2-41, P=0-07)".

16) Yahi et al. han informado de que "en el caso de la variante Delta, los anticuerpos neutralizantes tienen una afinidad menor por la proteína de la espiga, mientras que los anticuerpos facilitadores muestran una afinidad sorprendentemente mayor. Por lo tanto, la potenciación dependiente de los anticuerpos puede ser una preocupación para las personas que reciben vacunas basadas en la secuencia de espiga original de la cepa Wuhan".

17) Goldberg et al. (Vacuna BNT162b2 en Israel) informaron de que "la inmunidad contra la variante delta del SARS-CoV-2 disminuyó en todos los grupos de edad unos meses después de recibir la segunda dosis de la vacuna".

18) Singanayagam et al. examinaron la transmisión y la cinética de la carga viral en individuos vacunados y no vacunados con infección leve de la variante delta en la comunidad. Encontraron que (en 602 contactos de la comunidad (identificados a través del sistema de rastreo de contratos del Reino Unido) de 471 casos índice de COVID-19 del Reino Unido fueron reclutados para el estudio de cohorte Assessment of Transmission and Contagiousness of COVID-19 in Contacts (Evaluación de la transmisión y contagio de COVID-19 en contactos) y contribuyeron con 8145 muestras del tracto respiratorio superior de un muestreo diario de hasta 20 días) "la vacunación reduce el riesgo de infección de la variante delta y acelera la eliminación viral. No obstante, los individuos totalmente vacunados con infecciones de ruptura tienen un pico de carga viral similar al de los casos no vacunados y pueden transmitir eficazmente la infección en entornos domésticos, incluso a contactos totalmente vacunados."

19. Keehner et al. en NEJM, ha informado recientemente sobre el resurgimiento de la infección por SARS-CoV-2 en una plantilla del sistema sanitario altamente vacunada. La vacunación con vacunas de ARNm comenzó a mediados de diciembre de 2020; en marzo, 76% de la fuerza de trabajo habían sido completamente vacunados, y en julio, el porcentaje había aumentado a 87%. Las infecciones habían disminuido drásticamente a principios de febrero de 2021... "coincidiendo con el fin del mandato de la máscara de California el 15 de junio y el rápido dominio de la B.1.617.2 (delta) que surgió por primera vez a mediados de abril y que representaba más de 95% de los aislados de la UCSDH a finales de julio, las infecciones aumentaron rápidamente, incluyendo casos entre personas totalmente vacunadas... los investigadores informaron de que el "cambio drástico en la eficacia de la vacuna de junio a julio probablemente se deba tanto a la aparición de la variante delta como a la disminución de la inmunidad con el tiempo".

20. Juthani et al. trataron de describir el impacto de la vacunación en el ingreso hospitalario de pacientes con infección confirmada por el SARS-CoV-2 utilizando datos del mundo real recogidos por el Sistema de Salud de Yale New Haven. "Se consideró que los pacientes estaban totalmente vacunados si la última dosis (ya sea la segunda dosis de BNT162b2 o mRNA-1273, o la primera dosis de Ad.26.COV2.S) se administró al menos 14 días antes de la aparición de los síntomas o de una prueba de PCR positiva para el SARS-CoV-2. En total, se identificaron 969 pacientes que ingresaron en un hospital del Yale New Haven Health System con una prueba de PCR positiva confirmada para el SARS-CoV-2"... Los investigadores informaron de "un mayor número de pacientes con enfermedad grave o crítica en los que recibieron la vacuna BNT162b2 que en los que recibieron mRNA-1273 o Ad.26.COV2.S..."

21. Un estudio muy reciente publicado por los CDC informó de que la mayoría (53%) de los pacientes que fueron hospitalizados con enfermedades similares al Covid-19 ya estaban completamente vacunados con vacunas de dos dosis de ARN. La Tabla 1 revela que entre los 20.101 adultos inmunocomprometidos hospitalizados con Covid-19, 10.564 (53%) estaban totalmente vacunados con la vacuna de Pfizer o Moderna (La vacunación se definió como haber recibido exactamente 2 dosis de una vacuna COVID-19 basada en ARNm ≥14 días antes de la fecha índice de hospitalización, que era la fecha de recogida de la muestra respiratoria asociada al resultado positivo o negativo más reciente de la prueba del SARS-CoV-2 antes de la hospitalización o la fecha de hospitalización si la prueba sólo se produjo después del ingreso). Esto pone de manifiesto los continuos retos a los que se enfrenta el avance de Delta cuando está vacunado.

22. Eyre, 2021 examinó el impacto de la vacunación contra el SARS-CoV-2 en la transmisión de las variantes Alfa y Delta. Informaron de que "aunque la vacunación sigue reduciendo el riesgo de infección, las cargas virales similares en individuos vacunados y no vacunados infectados con Delta cuestionan hasta qué punto la vacunación previene la transmisión ulterior... las reducciones de la transmisión disminuyeron con el tiempo desde la segunda vacunación, para Delta alcanzando niveles similares a los de los individuos no vacunados a las 12 semanas para ChAdOx1 y atenuándose sustancialmente para BNT162b2. La protección de la vacunación en los contactos también disminuyó en los 3 meses posteriores a la segunda vacunación... la vacunación reduce la transmisión de Delta, pero en menor medida que la variante Alfa".

23. Levine-Tiefenbrun, 2021 examinó las cargas virales de las infecciones por la variante Delta del SARS-CoV-2 después de la vacunación y el refuerzo con BNT162b2, e informó de que la eficacia de la reducción de la carga viral disminuye con el tiempo después de la vacunación, "disminuyendo significativamente a los 3 meses después de la vacunación y desapareciendo efectivamente después de unos 6 meses."

24. Puranik, 2021 examinó una comparación de dos vacunas de ARNm altamente efectivas para la COVID-19 durante los períodos de prevalencia de las variantes Alfa y Delta, informando "En julio, la efectividad de la vacuna contra la hospitalización se ha mantenido alta (ARNm-1273: 81%, 95% CI: 33-96,3%; BNT162b2: 75%, 95% CI: 24-93,9%), pero la eficacia contra la infección fue menor para ambas vacunas (mRNA-1273: 76%, 95% IC: 58-87%; BNT162b2: 42%, 95% IC: 13-62%), con una reducción más pronunciada para BNT162b2".

25. Saade, 2021 examinó las pruebas de neutralización del virus vivo en pacientes convalecientes y en sujetos vacunados contra las cepas 19A, 20B, 20I/501Y.V1 y 20H/501Y.V2 del SARS-CoV-2, e informó de que "se evaluó la capacidad neutralizadora de los anticuerpos para prevenir la infección celular, utilizando una prueba de neutralización del virus vivo con diferentes cepas [19A (la inicial), 20B (linaje B.1.1.241), 20I/501Y.V1 (linaje B.1.1.7), y 20H/501Y.V2 (linaje B.1.351)] en muestras de suero recogidas de diferentes poblaciones: trabajadores sanitarios (HCWs; Pfizer-BioNTech BNT161b2) vacunados con dos dosis de COVID-19 y pacientes críticos de COVID-19... el hallazgo del presente estudio es la reducida respuesta neutralizante observada hacia la variante 20H/501Y.V2 en sujetos totalmente inmunizados con la vacuna BNT162b2 en comparación con el tipo salvaje y la variante 20I/501Y.V1".

26. Canaday, 2021 analizó la reducción significativa de la inmunidad humoral entre los trabajadores sanitarios y los residentes de residencias de ancianos 6 meses después de la vacunación con ARNm COVID-19 BNT162b2, informando de que "los niveles de anti-pico, anti-RBD y de neutralización se redujeron más de 84% a lo largo de 6 meses en todos los grupos, independientemente de la infección previa por SARS-CoV-2. A los 6 meses después de la vacunación, 70% de los residentes de NH que no estaban infectados tenían títulos de neutralización iguales o inferiores al límite inferior de detección, en comparación con 16% a las 2 semanas después de la vacunación completa. Estos datos demuestran una reducción significativa de los niveles de anticuerpos en todos los grupos. En particular, los residentes de NH no infectados tuvieron una menor inmunidad humoral inicial post-vacunación inmediatamente y mostraron los mayores descensos 6 meses después."

27. Israel, 2021 examinó el estudio a gran escala de la disminución de los títulos de anticuerpos tras la vacuna de ARNm BNT162b2 o la infección por SARS-CoV-2, e informó como "Determinar la cinética de los anticuerpos IgG contra el SARS-CoV-2 tras la administración de dos dosis de la vacuna BNT162b2, o la infección por SARS-CoV-2 en individuos no vacunados...En los sujetos vacunados, los títulos de anticuerpos disminuyeron hasta 40% cada mes posterior, mientras que en los convalecientes disminuyeron menos de 5% por mes. Seis meses después de la vacunación con BNT162b2, 16,1% de los sujetos tenían niveles de anticuerpos por debajo del umbral de seropositividad de <50 AU/mL, mientras que sólo 10,8% de los convalecientes estaban por debajo del umbral de <50 AU/mL después de 9 meses de la infección por SARS-CoV-2."

28. Eyran, 2020 examinó la cinética longitudinal de los anticuerpos en pacientes recuperados de COVID-19 a lo largo de 14 meses, y encontró "un decaimiento significativamente más rápido en los vacunados ingenuos en comparación con los pacientes recuperados, lo que sugiere que la memoria serológica tras la infección natural es más robusta en comparación con la vacunación. Nuestros datos destacan las diferencias entre la memoria serológica inducida por la infección natural frente a la vacunación".

29. Salvatore et al. examinaron el potencial de transmisión de personas vacunadas y no vacunadas infectadas con la variante Delta del SARS-CoV-2 en una prisión federal, entre julio y agosto de 2021. Encontraron un total de 978 especímenes proporcionados por 95 participantes, "de los cuales 78 (82%) estaban totalmente vacunados y 17 (18%) no estaban totalmente vacunados....los médicos y los profesionales de la salud pública deben considerar que las personas vacunadas que se infectan con el SARS-CoV-2 no son menos infecciosas que las personas no vacunadas".

30) Andeweg et al. analizaron 28.578 muestras secuenciadas de SARS-CoV-2 de individuos con estado inmunitario conocido obtenidas a través de pruebas comunitarias nacionales en los Países Bajos de marzo a agosto de 2021. Encontraron pruebas de un "mayor riesgo de infección por las variantes Beta (B.1.351), Gamma (P.1) o Delta (B.1.617.2) en comparación con la variante Alfa (B.1.1.7) tras la vacunación. No se encontraron diferencias claras entre las vacunas. Sin embargo, el efecto fue mayor en los primeros 14-59 días tras la vacunación completa en comparación con los 60 días y más. En contraste con la inmunidad inducida por la vacuna, no se encontró un mayor riesgo de reinfección con las variantes Beta, Gamma o Delta en relación con la variante Alfa en individuos con inmunidad inducida por la infección."

31) Di Fusco et al. llevaron a cabo una evaluación de las infecciones por irrupción de la vacuna COVID-19 entre pacientes inmunocomprometidos totalmente vacunados con BNT162b2. "Se examinaron las infecciones por irrupción de la vacuna COVID-19 en individuos totalmente vacunados (≥14 días después de la 2ª dosis) con CI (cohorte de CI), 12 grupos de condición de CI mutuamente excluyentes y una cohorte de no CI". Encontraron que "de 1.277.747 individuos ≥16 años de edad que recibieron 2 dosis de BNT162b2, 225.796 (17,7%) fueron identificados como CI (edad media: 58 años; 56,3% mujeres). Las afecciones más prevalentes de la CI fueron los tumores malignos sólidos (32,0%), la enfermedad renal (19,5%) y las afecciones reumatológicas/inflamatorias (16,7%). Entre las cohortes totalmente vacunadas de CI y de no CI, se observó un total de 978 infecciones intercurrentes durante el periodo de estudio; 124 (12,7%) dieron lugar a hospitalización y 2 (0,2%) fueron muertes de pacientes hospitalizados. Las personas con CI representaron el 38,2% (N = 374) de todas las infecciones intercurrentes, el 59,7% (N = 74) de todas las hospitalizaciones y el 100% (N = 2) de las muertes de pacientes hospitalizados. La proporción de infecciones intercurrentes fue 3 veces mayor en la cohorte con CI en comparación con la cohorte sin CI (N = 374 [0,18%] frente a N = 604 [0,06%]; las tasas de incidencia no ajustadas fueron de 0,89 y 0,34 por 100 personas-año, respectivamente".

32) Mallapaty (NATURE) informó de que el efecto protector de estar vacunado si ya se tenía la infección es "relativamente pequeño, y disminuye de forma alarmante a los tres meses de recibir la segunda vacuna". Mallapaty añade además lo que hemos venido advirtiendo a la comunidad de la salud pública, que es que las personas infectadas por el Delta tienen aproximadamente los mismos niveles de material genético viral en sus narices "independientemente de que hayan sido vacunadas previamente, lo que sugiere que las personas vacunadas y no vacunadas podrían ser igualmente infecciosas." Mallapaty informó sobre los datos de las pruebas realizadas a 139.164 contactos cercanos de 95.716 personas infectadas por el SARS-CoV-2 entre enero y agosto de 2021 en el Reino Unido, y en un momento en que las variantes Alfa y Delta competían por el dominio. El hallazgo fue que "aunque las vacunas ofrecían cierta protección contra la infección y la transmisión posterior, Delta amortiguaba ese efecto. Una persona totalmente vacunada y que luego tuviera una infección Delta "de avanzada" tenía casi el doble de probabilidades de transmitir el virus que una persona infectada con la variante Alfa. Y eso se sumaba al mayor riesgo de tener una infección de ruptura causada por Delta que una causada por Alpha".

33) Chia et al. informaron de que los valores del umbral de ciclo (Ct) de la PCR eran "similares entre los grupos vacunados y no vacunados en el momento del diagnóstico, pero la carga viral disminuyó más rápidamente en los individuos vacunados. Se observó un refuerzo temprano y robusto de los anticuerpos contra la proteína de la espiga en los pacientes vacunados, sin embargo, estos títulos fueron significativamente más bajos contra B.1.617.2 en comparación con la cepa vacunal de tipo salvaje".

34) Wilhelm et al. informaron sobre la reducción de la neutralización de la variante omicrón del SARS-CoV-2 por los sueros de la vacuna y los anticuerpos monoclonales. "Los hallazgos in vitro utilizando variantes auténticas de SARS-CoV-2 indican que, en contraste con la variante Delta que circula actualmente, la eficacia de neutralización de los sueros provocados por la vacuna contra Omicron se redujo gravemente, lo que pone de relieve que la inmunidad mediada por las células T es una barrera esencial para prevenir la COVID-19 grave".

35) Los CDC informaron sobre los detalles de 43 casos de COVID-19 atribuidos a la variante Omicron. Descubrieron que "34 (79%) se produjeron en personas que completaron la serie primaria de una vacuna COVID-19 autorizada o aprobada por la FDA ≥14 días antes de la aparición de los síntomas o de la recepción de un resultado positivo en la prueba del SARS-CoV-2".

Estos hallazgos no son desconocidos para las autoridades de salud pública. De hecho, la directora de los CDC, Rochelle Walensky, ha dicho que las vacunas Covid están funcionando "excepcionalmente bien" contra la enfermedad grave y la muerte, pero "lo que ya no pueden hacer es prevenir la transmisión."

Lo que demuestran estos estudios es que las vacunas son importantes para reducir las enfermedades graves y la muerte, pero son incapaces de evitar que la enfermedad se extienda y acabe infectando a la mayoría de nosotros. Es decir, aunque las vacunas proporcionan beneficios individuales al vacunado, y especialmente a las personas mayores de alto riesgo, el beneficio público de la vacunación universal está en grave duda. Por tanto, no cabe esperar que las vacunas Covid contribuyan a eliminar la propagación comunitaria del virus o a alcanzar la inmunidad de grupo. Esto desvela la justificación de los mandatos de vacunación y los pasaportes.

Compartir botones

Telegrama
Envíe un correo electrónico a
Facebook
Twitter
WhatsApp
Imprimir

Boletín de noticias

Sea el primero en saber cuándo el Dr. Trozzi publica contenidos. La suscripción a nuestro boletín de noticias por correo electrónico es gratuita, y puede darse de baja o cambiar la configuración de las notificaciones en cualquier momento.


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Trozzi, RR2, Bancroft, ON, K0L 1C0, https://drtrozzi.com/. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact
es_ESEspañol